Bootstrap Slider

JOSÉ MUÑOZ / FRAGMENTOS / OBRAS 1974 - 2015

Conocí a José Muñoz en Buenos Aires, a fines de los años cincuenta. Él era ayudante de Francisco Solano López y yo de Pablo Pereyra. Por entonces Solano López dibujaba los últimos trazos de El Eternauta y Pereyra diseñaba las revistas “Hora Cero” y “Frontera” (más tarde yo seré ayudante de Hugo Pratt, con quien Muñoz ya había aprendido dibujo en la “Escuela Panamericana de Arte”). No sólo Pratt cruzó nuestras vidas, también Héctor Germán Oesterheld: por entonces impulsaba las mencionadas revistas donde trabajábamos Solano López, Pereyra, Muñoz y yo.

Luego de esa extraordinaria experiencia con Solano López, José empezó a perfilar el estilo que aún hoy conserva: los dibujos de 1963 para la serie policial Precinto 56 sobre textos de Eugenio Zappietro para la revista “Misterix” (en Italia “Sergente Kirk”) así lo atestiguan. Ya radicado en Europa, en 1974 se encuentra con el escritor argentino Carlos Sampayo, con quien iniciará una larga y fructífera colaboración. Pese a no volver a vivir en Argentina, nunca rompió con Buenos Aires. Ese expertise rioplatense está presente en las ilustraciones de Las fieras cómplices de Horacio Quiroga y El perseguidor de Julio Cortázar, pero alcanza un brillo deslumbrante en la historieta que hizo con Sampayo en 2009: Carlos Gardel.

Más de doscientos son los trabajos aquí reunidos, formados por historietas y dibujos realizados entre 1974 y 2015.
Salvo una miniexposición de historietas acontecida en 1993 en el Centro Cultural Recoleta, esta es su primera gran exposición en Argentina.
Un abrazo de bienvenida a Buenos Aires, José.

 

Oscar Smoje

Director Palacio Nacional de las Artes – Palais de Glace
Ministerio de Cultura de la Nación

 

FRAGMENTOS 
José Muñoz

Fragmentos narrativos y estéticos, dibujos alocados y multiétnicos sobre Argentina, Estados Unidos y Europa se van agolpando y mezclando en la fricción calenturienta que es el estado actual de mi psique viajera. 70 y pico de años de vida me desencadenan retrospectivamente.
¿Qué nos ha pasado? ¿Qué me pasó? Pasó que la Historia nos pasó por encima y que, acompañada por la sempiterna naturaleza y sus crudas realidades, acorraló esperanzas, bondades y dignidades sembrando el terror. La historieta y el dibujo me ayudaron a tolerar y sublimar estos sucesivos intríngulis. Ella -también llamada literatura dibujada, arte secuencial, figuración narrativa, etc.- quizás esté un poco cansada de mí, le he exigido mucho. Así son los cariños, a veces. El Absurdo continúa reinando en nuestro mundo, esta vez con devaneos financieros suicidas, casi impalpables, en su refinada maldad eléctrica. Sí pero no, no del todo, no siempre, a veces parece haber lugar para el afecto y el querer, espacios para denunciar no solo el mal sino, celebrándola, la belleza misma, para maravillarse frente a la mera existencia, para arrodillarse en un estupor agradecido. Así fueron pasando los cuadritos de una vida, la mía.
Hoy, ya en casa, en el Palais de Glace, me entreveo patinando junto a las almas de las niñas de antaño y a las de los tangueros y milongueras del ayer prístino, y al deslizarme evoco a los que se fueron pero aún viven en mí. Como bien decía Macedonio Fernández, todo es un almismo. Más le vale.
Se asoma a mi conciencia una frase, ya no sé quién la dijo, que dice: “En este infierno podemos también tratar de identificar lo que infierno no es y trabajar para que no se extinga”.
Esta selección de figuritas la compuse en mayo de 2015, internándome por un mes en el bosque de mis imágenes. He atravesado Londres, Brescia, Nueva York, Barcelona, Milán, Sitges, París y Buenos Aires, casi siempre dibujando.
Al abrir esta exposición, que habremos compuesto definitivamente durante este agosto, profiero un sentido ¡viva! dirigido a todas las Matrias, dando al mismo tiempo la bienvenida y las gracias a todos ustedes.

José Muñoz

 

 

 

 
ver catálogo
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

del 25 de agosto al 20 de septiembre de 2015