Bootstrap Slider

LEONEL MARCHESI / UN PERSONAL TERRITORIO CRIOLLO... / PINTURAS Y OBJETOS

 

Sobre la pintura gauchesca y el cómic, Leonel Marchesi estampa su singular sello pop. La potencia ficcional que despliega este artista tucumano puede leerse como una representación política de la realidad argentina. Sin duda, el imaginario de Isidoro Cañones, Minions, DC Comics y los aguafuertes campestres que remiten a Florencio Molina Campos permiten entender la configuración económica-cultural desigual y combinada de la Argentina. ¿O acaso estas pinturas no releen como un loop a “Para leer al Pato Donald” de Dorfman y Mattelart publicado por primera vez cuatro años antes del nacimiento de Marchesi?

 

 

Oscar Smoje

Director Palacio Nacional de las Artes – Palais de Glace
Ministerio de Cultura de la Nación

UN PERSONAL TERRITORIO CRIOLLO...

Amanece. Aparece de a poco, como quien se asoma pa’ ojear la jornada. Sobre el límpido horizonte; liso como costao e viuda, aparece, rojizo y animoso, como fogón criollo, el astro rey.
Vuelan las perdices y las golondrinas se deslizan con pereza sobre nubes doradas, naranjas y también las rosadas. Suavemente la brisa sopla. Vibra el suelo, asustao corre un coi.
Algunos teros alborotan con sus “teero, teerooo ¡!!”... Es porque un Centauro galopa alunao.
Carajo ¡!! por la ocurrencia del Isidoro!!
Un madrugao deriva sin encontrar la senda al rancho. Mas allá, al rato, un paisano Ya casi lo tiene al emplumao…, bajo la atenta y asombrada mirada de un insólito Batman...
Huijjaaa por el Leonel ¡! Abundao en personajes criollos. Caras i’ caballo, gauchos alzaos de todo limites. Como ese estupendo Rey mata sota. Otro huijaaa por el Leonel ¡!
Mi heladito nos deja fríos de contemplación, ardiendo por dentro. Mudos gritando a toda voz…
Ver la obra de Leonel Marchesi es encontrase con un mundo donde los héroes del comic se codean y armonizan con lo campero. Propone, desafía, denuncia, ironiza, y hasta cierto punto nos toma el pelo...
Su obra es así, única. Sin perder lo valioso de su potencia estética, ese lenguaje –pop criollo– es como visiones alucinadas de un potro desbocao...
Busca y encontrarás. Leonel encontró sus ídolos y el mundo donde habitan.
Y va más allá, incursiona en retablos tridimensionales, objetos de lúdicos deseos, testimonios de denuncia social. Estética de lo ambiguo.
Busca el asombro, a veces desborda de provocación. Pone personajes como Superman, Batman, Linterna Verde y la mujer maravilla junto al Chupachichis... A La dama del pueblo y al Pocho, es capaz de sacar emocionado un Payador o un Di que si…
En su obra se puede decir que se abre una puerta a un personal territorio criollo…

Víctor Quiroga
Marzo de 2016

 

 

 
ver catálogo
 
 
 
 
 
 
 
 
 

del 25 de agosto al 20 de septiembre de 2015